Literatura Primera Parte: la historia de la vaca soñadora

CONCEJAL POR VIÑA DEL MAR

Primera Parte: la historia de la vaca soñadora

  • PDF

Un día la vaca Martita pensó que era hora de dejar el campo. Le aburrían los árboles, la lluvia, los altos cercos y el picaneo constante del hombre de la granja. Decidió entonces, que se iría a la ciudad. Por lo que había leído y escuchado, la ciudad era un lugar perfecto para una vaca.
Mucha  comida rica, agua fresca y limpia, tiendas donde comprar sus libros preferidos y música. La música era lo que más apreciaba Martita.

Arregló todas sus cosas; Un pañuelo para la cabeza, pantalones negros (tenía sólo dos), un casette de música barroca y uno de la vaca lechera. Preparó un poco de comida, “para tres días”, se dijo. Deben saber que las vacas no saben de tiempo, moda o música, en realidad no saben nada, solamente dar leche. Pero esta era una vaca especial.

Su viaje no estuvo exento de peligro, un camión casi la atropella, comió una hierba extraña y su cara se hinchó como la de un orangután. Eso hasta que se dio cuenta que su cara sería así para siempre.

Luego de tres semanas caminando, llegó a la  ciudad. Atrás quedaba, el pánico y la locura del viaje, el hambre y la desesperación y aparecía ante sus grandes ojos la bella y casi mítica ciudad.

Escribir un comentario


QUE SUCEDE?


HD 110014c es un planeta descubierto por Maritza Soto, estudiante del Doctorado en Ciencias mención Astronomía de la Universidad de Chile.“Este planeta orbita a una gigante roja, lo que es bastante atípico. Solo uno de cada cinco planetas descubiertos giran alrededor de este tipo de estrellas” explica la científica, según recoge el Centro de Astrofísica de la casa de estudios.